¿Cómo afecta a la electrónica de nuestro sueño?

Back to Main Page

RECENT UPDATES

El Departamento de Ciencias de Salud del Museo se ha asociado con la Universidad de Colorado Anschutz Medical Campus para publicar cada mes un serie de artículos en el blog del museo llamado  “Conocer la Salud.” Los artículos se enfocan en temas de salud actuales y son seleccionados por los estudiantes de medicina y de posgrado de CU con el fin de proporcionar información actual y precisa para las comunidades de habla Inglés y Español. Las publicaciones en la serie “Conocer la Salud” son ediciones de versiones de artículos que primero fueron publicados en la revista Contrapoder. Agradecemos a los estudiantes en la Universidad de Colorado Anschutz Medical Campus por darle vida a estas historias.

 

@yopearlscigirl

 

(también conocida como Dra. Nicole Garneau, curadora del Departamento de Ciencias de Salud) 

-------------------------

 

Electronics Sleep _Adobe Stock _99671507

 

[in English]

 

El lado oscuro de la luz azul: ¿Cómo afecta a la electrónica de nuestro sueño?

Por Christy Beitzel, University of Colorado School of Medicine

 

Desde que Thomas Edison desarrolló la bombilla en 1879, nuestro mundo ha sido inundado con luz artificial. Esta exposición continúa creciendo a medida que nuestra dependencia de los teléfonos celulares, tablets y televisores aumenta. Aunque el mismo Edison dijo alguna vez que la luz "no afecta a la solidez del sueño", esto puede no ser cierto. Los aparatos electrónicos emiten luz azul, que nuestro cerebro interpreta como luz de día. Durante el día, la exposición a la luz azul está bien, pero antes de dormir puede afectar significativamente nuestro sueño. Las personas con ciclos de sueño alterados son significativamente más propensos a usar medicamentos para dormir, tener un mal funcionamiento cognitivo y peores estados de salud.

 

Ciclos Naturales de Sueño-Vigilia

 

El ciclo natural de nuestro cuerpo de fluctuación entre el sueño y la vigilia se llama ritmo circadiano. Este "reloj maestro” está controlado por una parte del cerebro llamada hipotálamo, que envía señales que mantienen a su cuerpo realizando todas las funciones que necesita para sobrevivir. Las células que mantienen el “reloj maestro” trabajando en el hipotálamo responden a una hormona llamada melatonina, que es sensible a la luz que entra por los ojos. La melatonina se concentra más por la noche, cuando uno tiene sueño; y menos a la mitad del día, cuando uno está más despierto.

 

¿Por qué el tiempo frente a la pantalla te mantiene despierto?

 

La luz azul tiene un profundo impacto en nuestro ritmo circadiano. La exposición a la luz azul en la noche reinicia las células del cerebro, cambiando la cantidad de melatonina que se produce en el cerebro. Esto engaña al cerebro, haciéndolo pensar que es de día y que usted debería estar despierto. Los científicos no están exactamente seguros de por qué una mayor exposición a la luz es tan perjudicial, pero algunos estudios sugieren que la exposición prologada a la luz azul causa una disminución continua de la liberación de hormonas, dando lugar a malos hábitos de sueño. Se conoce desde hace mucho tiempo que los trastornos del sueño se asocian con muchas enfermedades psicológicas y físicas, tales como la obesidad y la depresión.

 

Volverse natural

 

Entonces, ¿cómo podemos volver a nuestros ritmos cerebrales naturales? Un estudio de la Universidad de Colorado-Boulder sugiere que abandonar los aparatos electrónicos y salir a hacer otra actividad puede ayudar. Investigadores llevaron a cabo un experimento donde 8 campistas fueron a las Montañas Rocosas durante una semana con sólo fuentes de luz natural. Al final del estudio, todos los campistas habían restablecido  su ritmo circadiano y encontraron que, naturalmente, se durmieron cuando el sol se puso y se despertaron cuando el sol salió. Este estudio sugiere que para conseguir un mejor sueño, la gente necesita más tiempo al aire libre y un menor número de horas expuesta a iluminación artificial de aparatos electrónicos.

 

Ahora es posible que usted no sea capaz de vivir su vida sin luz artificial, y probablemente ninguno de nosotros se va a mudar al medio de la naturaleza, pero puede tomar algunas notas de los científicos para pasar una buena noche de sueño. Aquí hay algunas maneras en que podemos mantener nuestros “relojes” funcionando de forma más natural:

 

  • Apagar los aparatos electrónicos 1-2 horas antes de acostarse, o al menos reducir el brillo de la pantalla.
  • Aumentar la cantidad de luz solar a la que estamos expuestos durante el día, una gran manera es salir a caminar al mediodía, cuando nuestro estado de alerta está en su máximo.

 

Es evidente que la tecnología nos ha ofrecido muchos beneficios, pero como la mayoría de las cosas, la moderación es la clave. Millones de años de evolución han hecho que nuestros “relojes internos” se ajusten de acuerdo al mundo natural que nos rodea. ¡Así que si te sientes desgastado, quizás es momento de salir y explorar la vida al aire libre!

 

Use -cuanschutz -logo -every -post -676x 123jpg

 

Back to Main Page
^ Back to Top