El Acto de Equilibrio: Hidratación

Back to Main Page

RECENT UPDATES

El Departamento de Ciencias de Salud del Museo se ha asociado con la Universidad de Colorado Anschutz Medical Campus para publicar cada mes un serie de artículos en el blog del museo llamado  “Conocer la Salud.” Los artículos se enfocan en temas de salud actuales y son seleccionados por los estudiantes de medicina y de posgrado de CU con el fin de proporcionar información actual y precisa para las comunidades de habla Inglés y Español. Las publicaciones en la serie “Conocer la Salud” son ediciones de versiones de artículos que primero fueron publicados en la revista Contrapoder. Agradecemos a los estudiantes en la Universidad de Colorado Anschutz Medical Campus por darle vida a estas historias.

 

@yopearlscigirl

 

(también conocida como Dra. Nicole Garneau, curadora del Departamento de Ciencias de Salud) 

-------------------------

 

Drinking Water _Adobe Stock _50752403

 

[in English]

 

El Acto de Equilibrio: Hidratación

Por Autor Invitado, Saskia Bunge Montes

 

Saskia Bunge Montes es estudiante en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Colorado Anschutz Medical Campus.

 

Con más del 60% de nuestros cuerpos compuestos por agua, la adecuada hidratación es vital para todos los aspectos de nuestras vidas. El agua regula la temperatura corporal y es esencial para llevar nutrientes y oxígeno a las células, ayudando a la digestión, la eliminación de residuos, lubricar las articulaciones y la protección de los órganos y tejidos del cuerpo.

 

Mediante el control de nuestra ingesta a través de la sed y la regulación de la excreta a través del sudor, la respiración o la micción, el cuerpo logra homeostasis - manteniendo el equilibrio en nuestros fluidos. Los mecanismos que controlan el equilibrio de líquidos son muy sensibles al cambio y pueden variar según el metabolismo de una persona, el nivel de actividad, la dieta, el peso, la salud e incluso el clima. Así, la creencia común de que todo adulto necesita 8 vasos de agua (8 onzas líquidas cada una) por día es fácil de recordar, pero ultimadamente no es cierto para todos.

 

La mayoría de nosotros puede regular el consumo de agua en base a las señales de nuestro cuerpo. No tenemos problema en cumplir con lo que necesitamos al consumir agua potable, y otras bebidas y alimentos que contengan agua, como la lechuga. Cuando surgen problemas relacionados con la homeostasis del agua son generalmente debido a condiciones médicas tales como insuficiencia renal u otros trastornos que reducen la capacidad del cuerpo para regular la entrada y salida de agua. Sin embargo, la sobre hidratación - un exceso de agua en el cuerpo - puede ocurrir en adultos sanos y puede llevar a una condición peligrosa llamada hiponatremia, o intoxicación por agua. ¡Si se puede beber demasiada agua!

 

Esta condición es más común entre los atletas que quieren asegurarse de que están adecuadamente hidratados para su entrenamiento. Beber demasiada agua puede exceder el umbral de los riñones para su excreción y diluir los niveles de sodio en la sangre. Este es un problema debido a que los niveles de sodio en los tejidos siguen siendo los mismos, por lo que la dilución causa un desequilibrio. En un intento de lograr la homeostasis, el agua se difundirá en las células del tejido para lograr un equilibrio de los niveles de sodio. Esto hace que las células  de los tejidos se hinchen, puede manifestarse como manos y pies hinchados, así como dificultad respiratoria. En casos extremos, el cerebro puede verse afectado, lo que lleva a la desorientación, desmayos, convulsiones e incluso coma. Se han reportado muertes como consecuencia, entre ellas dos mujeres jóvenes que murieron después de correr el maratón de Boston en 2002 debido a complicaciones de la sobre hidratación. Aunque estos casos son extremos y raros, llegan a suceder.

 

Por otro lado, aquellos que no beben suficiente agua pueden sufrir de deshidratación que reduce el volumen de sangre, aumenta la concentración de sodio y hace que el agua se difunda fuera de los tejidos para lograr la homeostasis. El resultado es la resequedad de boca y la piel, la desorientación, la sed y la disminución de la producción de sudor y orina. En última instancia, puede conducir a fallo de múltiples órganos, coma y muerte.

Así que, aunque no sabemos exactamente cuánto debe beber una persona al día, los mecanismos altamente sensibles que regulan la homeostasis proporcionan señales, como la sed cuando se necesita agua. Es por ello que, para los adultos sanos la recomendación general es dejar que su cuerpo guie su consumo de agua. 

 

Use -cuanschutz -logo -every -post _676x 123.jpg

 

Back to Main Page
^ Back to Top