La Ciencia de la Lactancia Materna

Back to Main Page

RECENT UPDATES

Autor Invitado, Veronica Searles Quick

El Departamento de Ciencias de Salud del Museo se ha asociado con la Universidad de Colorado Anschutz Medical Campus para publicar cada mes un serie de artículos en el blog del museo llamado “Conocer la Salud.” Los artículos se enfocan en temas de salud actuales y son seleccionados por los estudiantes de medicina y de posgrado de CU con el fin de proporcionar información actual y precisa para las comunidades de habla Inglés y Español. Las publicaciones en la serie “Conocer la Salud” son ediciones de versiones de artículos que primero fueron publicados en la revista Contrapoder. Agradecemos a los estudiantes en la Universidad de Colorado Anschutz Medical Campus por darle vida a estas historias.

@yopearlscigirl
(también conocida como Dra. Nicole Garneau, curadora del Departamento de Ciencias de Salud) 

--------------------------------------------

Autor Invitado: Veronica Searles Quick es una estudiante de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado en el Anschutz Medical Campus.

(in English)

Breastfeeding _Dollarphotoclub _74874401

Agosto es uno de los meses del año con mayor cantidad de nacimientos, por lo tanto es un mes de alegría y de muchas decisiones, sobre todo para las mamás primerizas.

Una de las decisiones más importantes que harán es si darles lactancia materna, fórmula, o utilizar una combinación de ambas. Mientras que los médicos expertos recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, es raro que se les diga a las mamás por qué es tan importante. Como consecuencia, muchas pueden estar confundidas por las opciones y no se sienten seguras de hacer la decisión correcta para su familia.

Los estudios científicos recientes han confirmado y reconfirmado lo que muchas madres saben por intuición, que la lactancia materna es buena tanto para el bebé como para la mamá. Mejora la función del sistema inmune de el bebé y la función del sistema digestivo, ayuda a formar el vínculo entre la madre y el bebé, y también disminuye el riesgo de la madre para muchas enfermedades.

Beneficio 1: Mejor Sistema Inmune
La lactancia materna ayuda a darle inicio al sistema inmune del bebé y el sistema digestivo en desarrollo. El beneficio del sistema inmune comienza con un anticuerpo que todos tenemos, pero los recién nacidos nacen sin él, se llama Inmunoglobulina A. Esta molécula ayuda a defender el cuerpo de infecciones. Cuando un recién nacido toma leche materna, adquiere esta inmunoglobulina de su madre, protegiéndolo de bacterias y virus a los que la madre ya es inmune. Este proceso se llama “inmunidad pasiva”, y protege al bebé hasta que su sistema inmune ya esta completamente desarrollado.

Junto con la inmunidad esta el microbioma del bebé, la comunidad de bacterias saludables que ayudan en la función del cuerpo humano. Los bebés que reciben lactancia materna tienen menos probabilidad de tener problemas del sistema digestivo, incluyendo condiciones peligrosas como enterocolitis, una enfermedad inflamatoria que puede causar daño permanente al intestino de un bebé. Un grupo de investigadores en Pittsburgh recientemente descubrieron un compuesto en la leche que puede explicar este efecto protector: nitrato de sodio. Después de que este compuesto entra al sistema digestivo del bebé se convierte en óxido nítrico, que protege el intestino y promueve flujo de sangre saludable, posiblemente ayudando a fomentar un microbioma intestinal saludable en el proceso.

Para las madres que no pueden dar lactancia materna, o no producen suficiente leche, estos datos pueden ser abrumadores. Si bien es cierto que la fórmula no contiene anticuerpos, aún hay esperanza. Los científicos están buscando como agregar componentes nutricionales específicos y prebióticos para ayudar a que los recién nacidos produzcan más inmunoglobulina y lo hagan más rápido, ayudando a adquirir protección antes de lo que originalmente era posible con las fórmulas tradicionales.

Beneficio 2: Vínculo Materno/Infantil
La lactancia materna también ayuda a fortalecer el vínculo entre una madre y su bebé durante los primeros meses de vida. Un estudio reciente demostró que las madres que alimentan a sus bebés con lactancia materna exclusiva eran mas atentas y cuidadosas que aquellas que le dieron formula. Aunque no está clara la ciencia detrás de estos resultados, una hipótesis fuerte que apoya este vínculo es la producción de la hormona oxitocina al dar lactancia materna. La oxitocina a menudo se refiere como la “hormona de la unión”, ya que induce generosidad, intimidad y confianza. Y entonces, ¿qué pasa con el vínculo con los papás y las mamás que no pueden amamantar? Un estudio publicado en el 2010 encontró que los altos niveles de oxitocina en los papás podían ser inducidos al jugar activamente con los niños, mientras que los mismos niveles de la hormona las mamás podían obtenerse al hacerle caricias y cargar al bebé. 

Beneficio 3: La Salud a Largo Plazo de la Madre
La lactancia materna también tiene buenos efectos sobre la salud de la madre a largo plazo. Un nuevos estudio publicado en Obstetrics and Gyencology encontró que las mujeres que amamantan tienen menores tasas de hipertensión, enfermedad cardíaca y cáncer de mama que aquellas que no lo hacen. Ya que este resultado se debe al proceso biológico de la lactancia materna en sí, no hay equivalente aún en el mundo de la fórmula. Sin embargo, las madres que no amamantan, o mujeres que no tienen hijos, pueden participar en muchas otras técnicas saludables para obtener estos beneficios, incluyendo la medicación y el yoga, alimentación sana y ejercicio regular, para nombrar sólo algunos.

Beneficio 4: El Desarrollo del Cerebro del Bebé
Por último, se sabe que la lactancia materna afecta positivamente el desarrollo del cerebro del bebé. Los investigadores en Brown University han descubierto que los bebés alimentados exclusivamente con lactancia materna tienen un desarrollo cerebral más avanzado en regiones que afectan la inteligencia, el lenguaje, la función motora y emocional que aquellos alimentados con fórmula. Esta diferencia se debe a cambios en la materia blanca del cerebro, que afecta que como se comunican las células del cuerpo y el cerebro.

La diferencia fue sorprendente: los niños amamantados tenían hasta 30% más de crecimiento de materia blanca a los dos años que aquellos niños no amamantados. Esto puede deberse al componente químico DHA, que se encuentran en la leche materna y afecta el desarrollo cerebral. Apoyando a esta idea, los bebés alimentados con fórmula suplementada con DHA tienen un mejor desarrollo cognitivo que los bebés alimentados con la fórmula estándar.

¿El veredicto? Cuando se trata de proporcionar los mayores beneficios para la madre y el bebé, la lactancia materna es mejor que la fórmula en todas las categorías. Sin embargo, hay esperanza para la madres que no amamantan. Además de las cosas mencionadas anteriormente acerca de los tipos de fórmula, ahora existen bancos de leche que pueden ayudar a las madres que quieren dar leche materna. Visite el sitio http://www.mothersmilk.org para aprender más y vea este artículo de opinión escrito por una madre y profesora de política pública, Elizabeth Currid-Halkett, sobre el gran mercado de los bancos de leche: http://www.nytimes.com/2015/03/27/opinion/give-breast-milk.html


CUAnschutz _h _clr

Back to Main Page
^ Back to Top